AHORA EN VIVO
El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Acusan a sacerdote de fijar un “precio” a la fe
Acusan a sacerdote de fijar un “precio” a la fe

Se trata del Padre Kurka, de El Quebrachal, a quien responsabilizan de establecer un monto a los fieles para tomar la comunión o solicitar una misa de cuerpo presente. Además se quejan que los obligan a dejar limosna. Voces a favor y en contra.


Enojo, decepción, cansancio, son algunos de los sentimientos expresados por la comunidad de El Quebrachal, ante la figura del Padre Florián Kurka, quien pese a llevar más de 20 años predicando en la Iglesia Cristo Rey, la única del pueblo, es muy resistido por gran parte de los feligreses.

Según una denuncia que llegó a TN y la Gente, el Sacerdote cobra por misa, obliga a los fieles a dejar limosna, y también fija un precio de $310 para que puedan tomar la comunión. “En el caso de que los padres, no pueden abonar se les niega el derecho a recibir la primera comunión”, explicó.

Además detalló que hace un mes a un familiar cercano le cobró $ 1.000 (mil pesos), por una misa de cuerpo presente. “Se han hecho denuncias de todo tipo, pero nunca se recibe una respuesta, la Arquidiócesis de Salta no actúa, aparentemente lo encubre”, criticó.

En ese sentido, aseguró que se trata de una comunidad humilde, donde la mayoría de sus habitantes son trabajadores rurales, y los padres tienen que salir a pedir plata prestada para que sus hijos hagan la comunión. “Cobra cifras exorbitantes por cualquier misa especial, la comunidad religiosa abandonó la iglesia, la gente no quiere ir a misa porque el sacerdote les obliga a dejar limosna”, sostuvo.

Sin embargo, también hubo voces a favor, quienes sostienen que gracias al Sacerdote hay una iglesia en El Quebrachal, en lugar de un salón con sillas. “El que dice que te obligan a poner limosnas cada vez que se va a misa, nunca pisó la iglesia, aunque si voy a reconocer que se cobra dinero por muchas otras cosas”, expresó un vecino a través de las redes sociales.

Pero no fue la única voz que se levantó para apoyar al cura. “Me acuerdo que para cambiar la puerta de la iglesia el Padre Florián tuvo que salir casa por casa a pedir colaboración y también me acuerdo la diminuta capilla que teníamos y gracias a él hoy tenemos una iglesia como la gente”, opinó otro.

Lo cierto es que la polémica ya está instalada en el pueblo e incluso traspasó fronteras. ¿Habrá respuestas de la Arquidiócesis de Salta?.


COMENTARIOS